En los hombres jóvenes entre 15 y 34 es el tipo de cáncer más habitual. Esto no quiere decir que no le puede dar a cualquier otra edad.

Instituto de Cirugía Urológica Avanzada

CÁNCER DE TESTÍCULO

Introducción

¿Es muy común el cáncer de testículos?

¿Cómo se suele descubrir un cáncer de testículos?

¿Cómo se hace un autoexamen de forma rápida y práctica?

¿Cuáles son las causas del cáncer de testículo?

¿Cuáles son los síntomas que presenta el cáncer de testículos?

¿Cómo se diagnostica un cáncer de testículo?

¿Qué etapas puede presentar un cáncer de testículos?

Introducción

La palabra cáncer incluye muchas variantes. En general, supone que una serie de células enfermas crecen y comienzan a destruir el tejido donde se origina y posteriormente el resto de tejidos del cuerpo. En condiciones normales, las células que generan los tejidos crecen, se dividen y se reemplazan entre ellas con un determinado orden. Pero, a veces, se reproducen de una manera anormalmente incontrolada. Generan demasiado tejido y producen tumores, benignos o malignos. Los benignos no son cancerígenos ya que no se expanden a otros órganos y no son una grave amenaza para la vida. Los malignos sí son cancerígenos: pueden destruir órganos y células sanas y pueden introducirse en la sangre o en el sistema linfático. En el caso particular del cáncer de testículos las células cancerígenas comienzan su aparición en el tejido de los testículos. Cuando un cáncer de testículos se extiende a otras zonas (lo que se conoce comometástasis) las células cancerígenas son transportadas por el sistema sanguíneo o por las cadenas linfáticas. Habitualmente, los cirujanos extirpan los ganglios linfáticos si estas células cancerígenas se han extendido a las mismas.

¿Es muy común el cáncer de testículos?

Depende de la edad del hombre. En los hombres jóvenes entre 15 y 34 es el tipo de cáncer más habitual . No obstante, también puede darse en hombres con otras edades, por lo que todos deberían estar alerta de los síntomas que puedan aparecer. En los últimos años han sido varios los deportistas que han sufrido este tipo de cáncer y, como se ha podido comprobar en el caso del ciclista Lance Amstrong, por ejemplo, no ha impedido que éste, no sólo no pudiera seguir haciendo una vida normal, sino que haya ganado cuatro tours de Francia seguidos.

¿Cómo se suele descubrir un cáncer de testículos?

La mayoría de los cánceres testiculares son descubiertos por los propios hombres que los sufren. Se suele encontrar el tumor por accidente o mientras se hace un autoexamen de la zona. Los testículos son glándulas suaves, ovaladas y firmes. Normalmente los hombres conocen sus características, por lo que cualquier cambio en este sentido (bultos, dolores...) se detecta fácilmente. Cuando se localiza cualquier variación de este tipo es especialmente recomendable poner el caso en conocimiento del especialista.

¿Cómo se hace un autoexamen de forma rápida y práctica?

El examen de los testículos debe efectuarse una vez al mes, particularmente en los hombres jóvenes, ya que existe una incidencia mayor de cáncer de testículos que en los adultos; por lo tanto, este examen debe empezarse a una edad temprana. El cáncer de testículos es potencialmente mortal, aunque si se detecta a tiempo se puede curar en más del 95% de los casos. El mejor momento para examinar los testículos es después de un baño o una ducha caliente, ya que la piel del escroto está más relajada. Primero debe examinarse un testículo y luego el otro. Para ello, se debe comprimir ligeramente el testículo enrollándolo entre los dedos pulgar e índice, moviendo la piel con suavidad y palpando toda la superficie en busca de cambios de textura, tacto o tamaño. El conducto de salida del testículo se nota más duro al tocarlo, pero no debe confundirse con un tumor. Si se nota un bulto, llaga o algún cambio en un testículo, no quiere decir que tenga un cáncer pero conviene acudir al urólogo cuanto antes.

¿Cuáles son las causas del cáncer de testículo?

Como en la mayoría de los cánceres, las causas exactas que provocan que un hombre desarrolle cáncer de testículos no son conocidas. Aunque todos los hombres pueden llegar a desarrollar esta enfermedad, este tipo de cáncer sólo representa el 1 por ciento de todos los casos de cáncer de los países industrializados. Se puede comprobar, por tanto, que este cáncer es bastante inusual . No obstante, en contra de lo que ocurre con la mayoría de los cánceres (que suelen afectar a personas mayores o a niños) el de testículos afecta a personas jóvenes, tras la época de la pubertad. También es curioso e inexplicable el hecho de que este tipo de enfermedad afecta más a los hombres de raza blanca que al resto.

Diversas investigaciones han puesto de manifiesto que determinados hombres son más propensos a contraerlo que otros. Por ejemplo, el riesgo es mayor que el de la media en aquellos niños que nacieron con los testículos "ocultos" (criptorquidia), que no descendieron adecuadamente a su lugar habitual, el escroto. Este riesgo se acentúa si la malformación no se arregló en una temprana edad. Algunos hombres, cuyas madres tomaron una hormona llamada DES (dietilestilbestrol) durante el embarazo para evitar abortos pueden tener algunas anomalías testiculares. Aun así, los científicos no saben si esta hormona puede provocar cáncer realmente. Otros pacientes con cáncer de testículos han resultado tener antecedentes clínicos de traumatismos en el escroto, aunque esto tampoco se sabe si puede ser una causa directa del posterior cáncer.

Al igual que con el resto de cánceres existen una serie de factores de riesgo que pueden incidir en la aparición de los tumores. Evitar tener contacto con estos factores de riesgo -el tabaco es uno de los principales- es muy importante para prevenir la aparición del cáncer, en cualquiera de sus formas.

¿Cuáles son los síntomas que presenta el cáncer de testículos?

El cáncer de testículos presenta una serie de síntomas de los que los hombres deben estar muy atentos:

Un bulto en cualquiera de los testículos

Cualquier aumento de tamaño de un testículo

Un sentimiento de pesadez en el escroto

Dolor en el bajo vientre o en la ingle

Dolor de los testículos o el escroto

El que se tengan estos síntomas no significa que se padezca cáncer. No obstante, si persisten por más de diez días es muy importante acudir a un urólogo, porque cuanto antes se diagnostique un cáncer de testículos, mayores posibilidades existen de recuperarse completamente.

¿Cómo se diagnostica un cáncer de testículo?

Cuando un hombre presenta determinados síntomas que puedan suponer la existencia de un cáncer se realiza un estudio completo del paciente y su historia familiar. El urólogo examinará cuidadosamente el escroto en busca de anomalías, pudiendo establecerse el diagnóstico de sospecha inmediatamente. Normalmente, se someterá al paciente a una serie de pruebas generales de diagnóstico por la imagen (ecografía testicular), análisis de sangre, de orina , etc. Si estas pruebas y los posteriores resultados del laboratorio no muestran una infección o cualquier otra afección normal, se sospechará en la existencia de un cáncer, ya que la mayor parte de los tumores que aparecen en los testículos son cancerígenos.

El cáncer de testículo es una familia de cánceres que reciben distintos nombres. Existen dos grupos de cánceres de testículo, Seminoma y No Seminoma. El primero representa un 40 por ciento de todos los casos y el segundo representa casi el restante 60 por ciento. Estos dos tipos de cáncer crecen y evolucionan de manera distinta y, consecuentemente, son tratados de manera distinta.

El diagnóstico se sospecha a partir de la exploración física, la ecografía testicular, y la determinación de los marcadores testiculares en sangre (sustancias producidas por los tumores, como la alfa-fetoproteína y la beta-HCG) pero se establece con la extirpación quirúrgica del testículo y el cordón testicular, mediante una técnica oncológica muy concreta a través de una incisión en la ingle, ya que la realización de biopsias a través de la piel del escroto puede producir diseminación del tumor. Al examinar la pieza quirúrgica se establece el diagnóstico histológico del tipo de tumor (seminoma o no seminoma).

Antes de comenzar con un tratamiento es muy importante determinar en qué etapa de desarrollo se encuentra el cáncer y si se ha extendido a otros órganos desde el punto de partida inicial.

Los procedimientos para determinar en qué etapa de desarrollo se encuentra incluyen un examen físico completo, análisis de sangre (con determinación de marcadores tras la cirugía, pruebas hepáticas y fosfatasa alcalina) y un "scanner" o TAC del paciente y, en algunos casos, cirugía adicional.

¿Qué etapas puede presentar un cáncer de testículos?

Una vez que se ha diagnosticado el cáncer testicular, se hacen más pruebas para determinar si el cáncer se ha extendido del testículo a otras partes del cuerpo. El médico necesita saber la etapa en la que se encuentra la enfermedad para planear el tratamiento adecuado. Las siguientes etapas se usan para clasificar el cáncer del testículo:

Etapa I: El cáncer se encuentra en el testículo nada más.

Etapa II: El cáncer se ha diseminado a los ganglios linfáticos en el abdomen (los ganglios linfáticos son estructuras pequeñas en forma de judía que se encuentran por todo el cuerpo y cuya función es producir y almacenar células que combaten las infecciones).

Etapa III: El cáncer se ha diseminado más allá de los ganglios linfáticos en el abdomen. El cáncer puede propagarse a partes del cuerpo lejos de los testículos como, por ejemplo, a los pulmones y al hígado.

Enfermedad recurrente: el cáncer ha vuelto a aparecer después de haber sido tratado. Puede volver a aparecer en el mismo lugar o en otra parte del cuerpo. El paciente debe examinar el otro testículo con regularidad durante varios años después de su tratamiento porque es posible que la enfermedad recurra en el otro testículo. El paciente debe hacerse exámenes médicos una vez al mes durante el primer año después de la cirugía, un mes sí y otro no durante el año siguiente, y con menor frecuencia posteriormente.

Es obvio señalar que cuánto antes se detecte un cáncer de testículos (como cualquier otro tipo de cáncer) menos traumáticos serán los tratamientos y más probabilidad tendrá el paciente de recuperarse de la enfermedad.

HTTP://WWW.UROLOGIA.TV/ICUA/ES/DISEASES.ASPX?COD=18

Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!